lunes, 7 de enero de 2013

Conversaciones con el café...

"Incluso cuando tienes las ideas claras, pasas por momentos de flaqueza en los que alguien puede colarse y causar estragos en tu mente. Te ciegas, te aturdes. No actúas con claridad, y lo sabes. Lo peor es que lo sabes y no puedes hacer nada. Te quedas en estado de shock permanente durante días, semanas e, incluso, meses. Y tan sólo eres capaz de castigarte mediante insultos. Te levantas por las mañanas pensando en lo imbécil que eres, deseando que el tiempo pase, que todo acabe, necesitas recuperar tu control. Volver a ser tú mismo..."

¿Volver a ser uno mismo? ¡Qué chorrada!
Y sí. Parece una chorrada. Pero llevas bastante tiempo sin dejar de hacer el inútil... Y todo eso te pasa, hasta que un día, de repente, vuelves a pensar...

Y piensas.

1 comentario:

ainhoa celorrio dijo...

"pienso, luego existo"
tu misma, tu y tu pensamiento... cierra la puerta a quien lo perturba.
Tu pensamiento es tu pertenencia, y como dueña haz de él lo que te de la gana!!!